La importancia de desconectar en la era digital.

En nuestra sociedad existe una expectativa oculta de no parar nunca y descansar. El descanso se considera indulgente, y la mayoría de la gente se siente culpable cuando se toma un minuto para sí misma. Sin embargo, una y otra vez, la ciencia ha demostrado que el descanso es una parte crucial para tener un cuerpo y una mente sanos y, como consecuencia, mejorar la productividad.

Por eso, la Unión Europea introdujo los periodos de trabajo y descanso obligatorios con la Directiva 2003/88/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, en 2003, relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo. Entre otras normas, la Directiva garantiza pausas ininterrumpidas de 11 horas cada 24 horas para todos los trabajadores, salvo algunas excepciones, considerando que el descanso es necesario para la regeneración mental.

Pero entonces llegó el smartphone, que rompió el delicado equilibrio europeo entre la vida laboral y la personal. De repente, los móviles estaban en todos los bolsillos, los portátiles en todos los bolsos. De repente, todo el mundo tenía acceso a internet y a la comunicación laboral fuera de la oficina, sobre la marcha y en casa.

Según las normas actuales, incluso leer un correo electrónico o recibir una llamada de un compañero cuentan como trabajo y deberían volver a poner en marcha el reloj en otra pausa de 11 horas. Sin embargo, los expertos jurídicos afirman que la norma se ignora a gran escala. Con los dispositivos móviles que diluyen las fronteras entre el trabajo y el tiempo libre, revisar los emails del trabajo fuera del horario se ha convertido en un hábito muy extendido. Podrías pensar que no es tan grave sólo enviar un correo electrónico rápido, pero en la mayoría de los casos, las personas siguen trabajando después en sus pensamientos durante mucho más tiempo, lo que hace difícil desconectar.

La protección de los trabajadores es igual de necesaria en nuestro nuevo mundo de digitalización, oficina en casa y teléfonos inteligentes.

Una solución a este problema, que también adoptamos en Bounsel, es apagar las notificaciones de las comunicaciones durante la noche o ponerlas en pausa para evitar el intercambio de correos electrónicos y mensajes de trabajo fuera del horario laboral.

Otra solución es tomarse en serio los periodos de vacaciones. Últimamente ha habido un impulso en la lucha contra la llamada cultura del "no dormir", argumentando en contra de la idea de que tomarse un descanso es malo para el negocio y reconociendo que la privación del sueño cobra un terrible peaje en la salud física y mental, y es con frecuencia la causa principal de la disminución del rendimiento en el trabajo.

El verano es especialmente importante para recargar las pilas y volver al trabajo en septiembre con más energía y nuevas ideas interesantes. Durante el verano, deberíamos ser capaces de encontrar un lugar de renovación y recuperación. Las investigaciones han demostrado a menudo que el descanso es vital para mantener nuestra pasión y alcanzar nuestro potencial creativo. Por eso, un gran número de empresas continúan con la arraigada práctica de tomarse colectivamente las vacaciones de julio o agosto. Imágenes de hamacas y palmeras adornan los sitios web de las pequeñas empresas de toda Europa, deseando a los clientes unas felices vacaciones y diciéndoles que vuelvan en septiembre.

El descanso es vital para mejorar la salud mental, aumentar la concentración y la memoria, tener un sistema inmunitario más sano, reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo e incluso mejorar el metabolismo. Cuando descansas eres más creativo, paciente, productivo y tienes más energía. Trabajar demasiado tiempo sin descansar reduce tu concentración y puede depreciar tu capacidad emocional, mientras que el descanso puede conducir a una mejor toma de decisiones en todos los aspectos.

Es fundamental bajar el ritmo de actividad y cuidar tu salud física y mental. Este verano puedes probar algunos de estos consejos:

  • Desacelera y cuida tu salud física: intenta hacer regularmente algo de ejercicio físico. No te excedas, tómatelo como un tiempo para ti, para cuidar tu cuerpo y tu mente.
  • Haz algo que implique creatividad sólo por el hecho de hacerlo: los momentos de tranquilidad inspiran un tiempo de reflexión que te permite romper las barreras creativas.
  • Aprovecha el tiempo para soñar y ampliar los límites de lo que podrías hacer con tu tiempo y esfuerzo.

El descanso es difícil de definir porque puede ser diferente para cada persona, simplemente intenta encontrar lo que funciona para ti y pasa tiempo desconectando de las tareas y los plazos de tu rutina diaria. Al igual que otros músculos, el cerebro es menos funcional cuando está fatigado. Siempre se es más productivo después de un periodo de descanso. Sea cual sea tu horario o tu lista de tareas, descansar y desconectar es vital para tu salud, así que no dejes de hacerlo. ¡Disfruta del verano!